Solicitar servicio
finanzas

¿Te interesa un préstamo bancario pero no entiendes qué son los intereses?

Una buena forma de financiar tu empresa es optar a un préstamo bancario, sin embargo, debes cumplir ciertos requisitos para obtenerlo y además ciertas partes del mismo que debes entender. Una parte muy importante es lo que se llama interés, ¿has oído la frase interés cuánto vales? Algo así se aplica para estos números que van incluidos dentro de un crédito bancario.

Te puede interesar: ¡La deuda es mala! Este y otros mitos del endeudamiento

Los intereses

Son porcentajes que se usan para medir el costo de un crédito. Normalmente se aplica a períodos de un año y son básicamente ese dinero que pagas por el uso de la cantidad que te han prestado. Se utilizan básicamente para cualquier tipo de transacción financiera sin importar el  tiempo (corto, mediano o largo plazo).

Tienen dos tipos de indicadores que permiten medirlos:

-Tipo de interés nominal: un porcentaje aplicado al momento de realizar el pago de los intereses.

-Tasa anual equivalente: mide la ganancia al final de un año.

Aparte de estos dos, también existe un término más que debes saber: la tasa de interés, que está expresada en porcentajes y es el precio del dinero que te están prestando. Por ejemplo, cuando solicitas un crédito te dirán que la tasa de interés es del 9% ó 14%, eso quiere decir que por cada cuota debes abonar el 9% ó 14% de esa cantidad. Eso sí, tu asesor bancario te debe explicar cómo calcularlos y tú debes tomar la decisión de tomarlo o no.

Tipos de interés

Existen varios tipos de interés pero solamente te explicaremos algunos de ellos:

  1. Nominal: es el  porcentaje que se paga por un préstamo pero no se suma al capital, sino que tiene una frecuencia de pago.
  2. Efectivo: es el porcentaje o la tasa de interés que debes pagar al finalizar un período de tiempo, normalmente es un año.
  3. Remuneratorio: son los intereses ordinarios que se realizan como pago en un préstamo.
  4. Moratorios: como su nombre lo dice, se aplican como penalización al no cumplir la fecha de pago.
  5. Fijo: el porcentaje se calcula aplicando un tipo único, es decir siempre será el mismo el que se aplique sobre el capital. Cada vez que realices un pago pagarás la misma cantidad por los intereses.
  6. Variables: el porcentaje va cambiando con el tiempo.
  7. Del mercado: se usan para establecer porcentajes de bonos, acciones y se determinan por efecto de las ofertas o demandas.
  8. Compuesto: es la acumulación de intereses que se han generado en un período determinado de tiempo.
  9. Sobre saldos: Tiene una tasa fijada pero va disminuyendo la cantidad que pagas de ellos, conforme vaya disminuyendo el capital.

Hay ciertas cosas a tomar en cuenta con los intereses y su tasa, siempre son afectados por factores macroeconómicos o de la economía mundial como la producción, el desempleo, el dinero y la inflación (medida económica que indica el crecimiento de los precios de los bienes, servicios y factores productivos dentro de un período de tiempo, normalmente es cuando todo sube).

¿Los intereses y los préstamos?

Cuando llegas a una entidad bancaria y solicitas un préstamo, que en este caso sería uno empresarial, tú pides una cantidad que por supuesto se adecue a tu capacidad de pago y estableces un período de tiempo para pagarlo y el tipo de interés que tomarás. Recuerda centrarte en tus capacidades y posibilidades financieras.

También te puede interesar: ¿Cómo manejar la deuda con inteligencia?

Para concluir, podemos decir:

  • Los intereses son porcentajes para medir el costo de un crédito
  • Existen muchos tipos de interés, pero te explicamos 9 de ellos
  • Tú defines qué cantidad solicitarás y qué tipo de interés tendrás para tu préstamo
Descubre por medio de este E- Book gratuito,
la importancia del control de calidad para una empresa.

¡Descarga el E-book!
Al completar el formulario obtendrás el E-book gratis y conocerás sobre:
  • ¿Qué es el control de calidad?
  • Importancia del control de calidad
  • ¿Cómo establecer estándares de calidad?
  • Baja calidad y sus consecuencias